miércoles, 11 de febrero de 2015

COMO SURGEN LOS LOFT EN LOS AÑOS 70´s EN NEW YORK

El loft surge en los años 70 en Nueva York, particularmente en el Soho, como una iniciativa de estudiantes y artistas que buscaban espacios económicos para vivir y trabajar. Motivados por el costo accesible del alquiler, se mudaron a naves y locales industriales desocupados, lo que les permitía integrar trabajo y vivienda en un mismo lugar, a menor costo y en espacios amplios con una gran iluminación natural.


















Más tarde, este tipo de espacios empezó a ser demandado para otros fines: restaurantes, tiendas, estudios de pintura, estudios fotográficos y galerías de arte, etc. y rápidamente el loft se trasladó al ámbito doméstico, haciendo de locales y fábricas en desuso un espacio para viviendas espaciosas y confortables. Poco a poco, el concepto loft se fue exportando y readaptando a superficies más pequeñas y menos industriales.
¿Qué son los lofts? 



La característica principal de un loft es un espacio diáfano, sin divisiones, con mucha luz y aspecto industrial. Otra característica distintiva del loft, al menos en su origen, es el uso de dos plantas o entrepisos que, aunque comunicados, separan el área principal de salón y cocina, de los dormitorios, el estudio u otras habitaciones complementarias. La unión de ambas plantas generalmente se logra con escaleras de importante peso decorativo.

 

La integración visual de todo ese gran espacio es de suma importancia, utilizando los pisos, paredes, materiales y colores para lograr uniformidad.



Ideas para decorar un loft


En cuanto a los materiales, los más característicos son el cemento, el ladrillo, el metal, el plástico y la goma, que proceden del origen industrial de este tipo de vivienda. Una buena idea es conservar los elementos estructurales originales (columnas, paredes, vigas, tuberías, etc.) e incorporarlos al diseño.

 

Hoy en día, los lofts están muy de moda, pero la falta de paredes los convierte en un reto especialmente complicado para decorar. La decoración del loft es fría en apariencia: los colores, objetos y diseños, junto con los materiales utilizados, deben poder lograr esa sensación. Recordemos que el espacio es el principal elemento del estilo loft, y por lo tanto se utilizarán materiales, colores y elementos que respeten y no invadan el espacio.



¿Qué colores utilizar para decorar el loft? Los colores utilizados generalmente suelen ser fríos, con grises, azules y sobre todo blancos, aunque también se utilizan tonos vainilla, tierra o hueso.


 Por su espaciosidad la luz juega un rol fundamental en el estilo loft. La luz natural debe inundar el ambiente tanto como sea posible, aunque una buena iluminación artificial también es importante. Lámparas colgando del cielo raso y los focos son una elección de lo más acorde con el estilo que buscamos.

 


En el próximo artículo os ofreceremos algunas ideas prácticas para delimitar espacios en su  loft y decorarlo sin perder su esencia como este estilo vantige